Hibridación (MIX)

Las razas son creadas con un fin y un objetivo que determina las cualidades, morfología y carácter de las mismas. Los clubes de raza son los encargados de mantener y conservar a lo largo de los años la raza tal cual se creó, es decir, con las cualidades, morfología y carácter que le corresponde sin alteraciones. Deben asegurar la durabilidad y la pureza de la misma, deben evaluarla y tomar decisiones para solucionar las posibles desviaciones que se detecten con el fin de devolverla a su cauce.

En el Perro Lobo Checoslovaco esta labor la realizan mayormente, y con más fuerza, los clubes de origen ya que tienen bajo su responsabilidad el peso de la raza, no obstante, el resto de clubes deben ayudar dentro de sus posibilidades, herramientas y recursos.

En países como España en los que no son los clubes los que gestionan y entregan los pedigríes acorde a sus normas su trabajo se vuelve arduo, imposibilitando poder “forzar” a los criadores a seguir una normativa mínima, recomendada y acorde a la raza, quedando a la voluntariedad de los mismos tanto seguirla como comprometerse con una entidad (club o asociación de la raza) a cumplirla.

Esto ayuda a la cría indiscriminada y sin control que nos lleva a la cría sin pedigríes con lo que se pierde control total sobre parentescos pudiéndose dar la cría entre hermanos, con progenitores que portan las mismas enfermedades, cría con progenitores con displasias, enfermos, demasiado jóvenes, demasiado mayores, convalecientes… y a aquellos cruces de los que trata este documento: el mestizaje y la hibridación.

Nuestra sociedad consumista y caprichosa hace que determinadas razas en determinados momentos se pongan de moda, esto provoca que haya más ventas y que el precio suba, con la consecuente aparición de camadas, sobre todo de particulares que aprovechan la situación, no sólo que cruzan a progenitores que, a pesar de ser de raza, nunca deberían cruzarse entre sí, sino que empiezan a aparecer ventas de cachorros de “Perro Lobo Checoslovaco” algunas sin pedigrí, otras en las que sólo un progenitor era de raza pero otro no, otras en las que ninguno era de la raza, otras en los que los padres ya eran cruces de la misma… esto con el tiempo hace que se empiecen a mezclar entre ellos, obtengan RRC’s y terminen introduciéndose en la raza a través de cruces con perros con pedigrí y deteriorando la pureza de la misma. Algunos de estos criadores además podrían fácilmente obtener el pedigrí para algunas de estas camadas a pesar de no ser puras, lo que supone un deterioro directo.

El mestizaje ocurre con todas las razas, pero además el Perro Lobo Checoslovaco por su origen y estética es muy propenso a sufrir hibridación, es decir, el cruce con lobo. Con esto los criadores consiguen, dentro de la estética de la raza, una mayor apariencia lobuna, “perros más bonitos” para el futuro comprador. Algunos de estos criadores además podrían fácilmente obtener el pedigrí para estas camadas a pesar de no ser puras, lo que supone más deterioro para la raza.

Advertencias:

  • Un animal hibridado puede ser más lobuno pero NO ES UN PLC. Hay que conocer bien la raza, su estética, morfología, comportamiento… para saber distinguirlos.
  • Un animal hibridado cambia totalmente el carácter y comportamiento, teniendo un porcentaje muy alto de sangre de lobo (no olvidemos que es un animal salvaje), con el cambio y peligro que conlleva respecto a comportamiento e instintos.
  • El mestizaje suele ser menos peligroso que la hibridación en lo que respecta al animal, su familia y entorno pero es igual de perjudicial para mantener la pureza de la raza.
  • Debido a que pueden existir hibridaciones y mestizajes con pedigríes los clubes de raza han empezado a solicitar los perfiles de ADN (pinchar sobre ADN para ver un ejemplo) de los progenitores, puesto que es la única forma de asegurar que los progenitores que aparecen en el pedigrí son los reales. No dude en solicitárselo a los criadores.
  • También pueden existir camadas puras en las que los progenitores reales no se correspondan con los del pedigrí, ya puede ser por un error en la monta o por estrategias para criar de forma continua con una misma hembra, entre otras. Igualmente no dude en solicitar los perfiles de ADN de los progenitores al criador.
  • Pedir los pedigríes (ver ejemplo de pedigrí de la RSCE/FCI) de ambos progenitores al criador y verificar que son completos hasta el origen de la raza, es decir, que todos los ascendientes tenían pedigrí, ayudará a disminuir el tipo de prácticas comentadas en el documento.
Redacción a cargo de: Ruth Nieto y Fernando Lourido