Escoger un PLC

Es difícil establecer aquello que una persona debe tener en cuenta para escoger un criador o los progenitores para su futuro cachorro puesto que cada persona buscará algo concreto ya sea belleza, sementales, trabajo… y cada individuo, criador y/o progenitores tendrán las características buscadas en mayor o menor medida, y debe ser cada persona la que lo evalúe y valore de acuerdo a sus necesidades o gustos. No obstante, sí se puede sacar un mínimo común denominador a tener en cuenta en todas y cada una de las elecciones.

Enfermedades: hay que asegurarse un control mínimo de enfermedades. Las enfermedades que más afectan a la raza y que deben ser controladas son:

·       Displasia de cadera (HD): debe seguirse la normativa actual, los cruces permitidos son A+A, A+B, A+C, B+B, además de seguir otras recomendaciones con los cachorros ya que la displasia es multifactorial. Es decir, que puede desarrollarse por factores ambientales y sobretodo por los dados durante el crecimiento (mala alimentación, exceso de ejercicio, suelos resbaladizos…). Leer más...

·    Displasia de codo (ED): debe seguirse la normativa actual, los cruces permitidos son 0+0, 1+0. Al igual que la displasia de cadera, la displasia de codo es multifactorial y se deben seguir las mismas recomendaciones. Leer más...

·     Mielopatía degenerativa (DM): debe seguirse la normativa actual, al menos uno de los progenitores debe ser totalmente libre (N/N); los cruces permitidos son N/N+N/N,   N/N+N/DM,   N/N+DM/DM. Leer más...

·        Enanismo (DW): debe seguirse la normativa actual, al menos uno de los progenitores debe ser totalmente libre (N/N); los cruces permitidos son N/N+N/N,   N/N+N/DW. Leer más...

Es importante que ambos progenitores tengan los tests de todas ellas. Y, en todo caso, el cruce de dos progenitores debe asegurar que no habrá descendientes que puedan enfermar.

  

Salud: la salud es algo más complejo que el simple hecho de comprobar lo que un individuo pueda aportar genéticamente. La salud se refiere al estado físico y mental de un individuo, o de los progenitores en este caso. Un perro sano es aquel que no sufre de ninguna enfermedad, que no está medicado ni convaleciente, es aquel que está fuerte, lustroso, vivaz y con energía, y que además es mentalmente equilibrado, despierto y está correctamente socializado y educado pudiendo estar cómodamente en cualquier entorno sabiendo comportarse; por supuesto siempre dentro de las peculiaridades del estándar de la raza.

Los padres deben encontrarse en condiciones óptimas para procrear. Se debe evitar la explotación, en sus diferentes formas, de los reproductores.

Lugar de residencia: es importante que el lugar de residencia tanto de los progenitores como de los futuros cachorros hasta su entrega sea un lugar seguro, digno, amplio, limpio y preparado para cubrir sus necesidades de estancia y desarrollo.

El criador: el Perro Lobo Checoslovaco desde muy temprana edad, desde los pocos días, necesita ser trabajado de forma correcta, comenzando por pequeñas manipulaciones (manipulación temprana), pasando un poco más adelante a la socialización temprana. Hecho de forma correcta aportará a los cachorros un mejor desarrollo neuronal, gestión emocional, gestión del estrés y gestión de nuevos entornos que se agradecerá en un futuro.

Se aconseja, por lo tanto:

  • Pedir al criador copia de los test de las enfermedades a controlar HD, ED, DM y DW (pinchar sobre cada enfermedad para ver certificado de ejemplo) de ambos progenitores y verificar que el cruce es correcto. 
  • Solicitar al criador una copia del pedigrí (pincha sobre pedigrí para ver un ejemplo) de ambos progenitores expedido por la FCI y RSCE que debe registrar sus datos, el chip y el número de LOE. Así como asegurarse que la futura camada será inscrita en la RSCE.
  • Conocer en persona a los progenitores tanto en su territorio como fuera y en variedad de entornos para verificar su educación, socialización y comportamiento.
  • Conocer en persona tanto al criador como las instalaciones.
  • Conocer el trabajo que realizará el criador con los cachorros.
  • Conocer de primera mano el trabajo de camadas anteriores (si existen), respecto a la manipulación y socialización temprana, a través de material multimedia. Así como conocer ejemplares jóvenes y/o adultos de camadas previas.
  • NUNCA aceptar y, por tanto, separar de su madre a un cachorro antes de las 7 semanas.

 

Redacción a cargo de: Ruth Nieto y Fernando Lourido

 

Los criadores asociados al CCAPLC deben seguir una normativa mínima de cría que pueden encontrar en - http://www.ccaplc.es/index.php/normativa-de-cria -. Esta normativa cubre la mayoría de las recomendaciones de este documento que siempre puede ser ampliada y mejorada por cada criador.

Puede comprobar los criadores asociados actualmente al CCAPLC en - http://www.ccaplc.es/index.php/criadores -