La raza

El Perro Lobo Checoslovaco es una raza que no deja indiferente, ya sea a quienes lo ven por la calle quedando absortos con su belleza e imponente aspecto, ya sea a quienes lo han incluido en sus hogares como un miembro más de la familia, en éste último caso suele haber dos vertientes bastante definidas y alejadas entre sí, aquellos que no repetirían y los que se enamoran de la raza.

Evidentemente es un animal llamativo, que embelesa a la vista, pero su aspecto sólo es un traje que cubre un animal complejo, que requiere de mucho tiempo, dedicación y paciencia, pero que educándolo y cubriendo todas sus necesidades físicas y mentales será, no el mejor compañero, sino un miembro más de la familia.

En cualquier caso es una raza para conocer profundamente, no quedándose solo en lo superficial, sobretodo antes de decidir si incluirla o no en nuestro día a día. Por ello es recomendable conocer y relacionarse con varios y diferentes ejemplares adultos (más de tres años), asistir a eventos y monográficas de la raza, informarse, leer y consultar todas las dudas, y sobre todo…. no tener prisa, considerar que el Perro Lobo Checoslovaco es un perro con una media de vida de unos 12 años, llegando algunos a los 16, tiempo durante el que seremos responsables directos del bienestar y suerte de nuestro compañero, por lo tanto debemos tomarnos el tiempo necesario para aprender, conocer y decidir si es la raza que se adapta a nuestro entorno y vida, y si estamos dispuestos y podremos cubrir sus necesidades ofreciéndoles el estado de bienestar que se merece.